LA TRANSFORMACIÓN DEL MARKETING EN EL ARTE

LA TRANSFORMACIÓN DEL MARKETING ARTÍSTICO EN LOS ÚLTIMOS TIEMPOS

En los últimos meses, hemos visto cumplida una desescalada (confiemos en que será la definitiva) de las medidas para combatir el avance de la Covid-19. Poco a poco se van recuperando celebraciones, espectáculos y la cultura empieza a ver una pequeña luz. 

En este periodo, desde Marzo de 2020 hasta el día de hoy, el marketing artístico (marketing en el arte) se ha transformado a una velocidad vertiginosa, dando paso a una nueva realidad, inclinando la balanza hacia una profesionalización más profunda y con unas exigencias más allá de las plataformas de moda. 

En Arte Escondido, hemos visto evolucionar esta nueva realidad digital estando en la primera línea de cambio. El año 2020 fue el año de la formación. Un año donde los artistas demandaban conocer todas las herramientas disponibles para vender u ofrecer su arte a través de internet.

Sin conciertos, exposiciones o espectáculos presenciales, la solución más rápida y eficaz, fue mostrar el abanico de posibilidades que ofrecen plataformas streaming, galerías online y por supuesto, la propia marca del artista que, bien trabajada y posicionada, también era capaz de generar actividad y beneficio a los artistas. Este incremento de formación, hizo subir el nivel de profesionalización que alcanzan los artistas en su proyecto o carrera.

Ahora somos más conscientes de la importancia de trabajar de manera correcta la presencia online. 

En el mismo contexto, hemos tenido un incremento de la viralidad del contenido, con el crecimiento imparable de TikTok y un Instagram que ganaba aún más adeptos.

Conforme este crecimiento se produjo, avivó a los viejos fantasmas de la desinformación, considerando las redes sociales como el santo grial que hará despegar nuestra carrera artística. Esto no es exactamente así. Plataformas como Instagram o Tiktok, de manera orgánica o con publicidad, nos ayudan a crecer en reconocimiento de marca o a generar ventas.

Pero tenemos que tener en cuenta un factor que está haciendo que este tipo de redes sociales, estén perdiendo total credibilidad para la industria artística, y son la compra de seguidores, likes, reproducciones, que ofrecen ciertas plataformas y que hacen imposible medir con objetividad los resultados. El uso de estas plataformas ha aumentado exponencialmente y se ha normalizado tener un gran número de seguidores aún no siendo reales. 

La evolución del marketing en el arte en 2021

En 2021, hemos visto un cambio sustancial. Más que nunca, necesitábamos recuperar la credibilidad y profesionalizar la presencia online. Es por ello que se ha puesto foco sobre plataformas más fiables, como Google My Business, LinkedIn y por supuesto, la siempre superviviente, página web.

Estas herramientas, nos permiten destacar y mostrar nuestro proyecto desde un punto de vista formal y poniendo en primera línea la necesidad de hacer vínculos a través de contactos que realmente estén interesados en comprar nuestra obra (curadores de Arte, galeristas, coleccionistas) o consumir nuestros espectáculos, posicionarnos de manera efectiva en el principal buscador de Internet o tener un portfolio o un ecommerce donde podamos tener un encuentro one2one con nuestros fans y clientes, sin necesidad de entrar en la competencia brutal de que nuestro contenido sea más visto que la siguiente publicación ajena a nosotros.

[Si te gustaría aprender más sobre marketing en el arte, y cómo impulsar tu carrera artística en Internet, descubre nuestro curso online de marketing para artistas «Posición-Arte»]

Por otro lado, la publicidad de Facebook, Google, Youtube o Spotify, se han hecho fundamentales para un crecimiento real y segmentado, con lo que hemos visto aumentada la inversión en publicidad por parte de nuestros artistas.

Por último no podemos olvidar el cambio al que tiende Facebook e Instagram en sus plataformas, donde la reciente incorporación para crear una tienda en perfiles profesionales, aumenta la necesidad de usar plataformas como Shopify o WooCommerce, que se vincula fácilmente para que nuestros seguidores puedan realizar sus pedidos. 

Ahora que los artistas empiezan a recuperar la presencia física, con público, de manera continuada, nos toca afrontar un último trimestre de 2021 y primer trimestre de 2022, apostando por una tendencia donde los proyectos artísticos compartan o migren su presencia online hacia sitios donde realmente esté su buyer persona, generen autoridad y por supuesto, la rentabilidad. 

El marketing en el arte está más vivo que nunca, solo tenemos que ser conscientes de su evolución y adaptarnos al cambio, apostando por un marketing artístico más digital, y por ende, más propenso a generar resultados.

También te puede interesar:

[Curso online Marketing para Artistas]

Facebook Comments Box

Mantente informado. ¡Síguenos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *