“Ya no veo todo igual, para mí lo más pequeñito, cualquier cosa que pase por desapercibido, tiene algo hermosísimo…”

Eduardo-serdeilos-dibujoEduardo Cerdeiros, joven estudiante de bellas artes, empezó a dibujar a los 15 años, gracias a una novia que tenía que le cerraba el teléfono para irse a dibujar. Un día le dio curiosidad, y decidió inscribirse en un curso de dibujo de Chavón en Santo Domingo. Desde ese entonces no ha parado de hacer arte.

“…dejé de tomar clases de matemáticas para dibujar, y en vez de yo copiar la clase, llenaba una hoja entera de colores.”

Luego de terminar el curso de dibujo en la capital, se inscribió en la escuela de Chavón en La Romana, y se dio cuenta de que ahora es que estaba aprendiendo a dibujar de verdad. Eduardo es estudiante de segundo año en la escuela.

“Mientras tanto estoy en eso, estudiando, y creo que el mundo no tendría sentido sin el arte ni el amor.”

Después de involucrarse con el arte, Eduardo ve la vida de otra manera.

“Ya no veo todo igual, para mí lo más pequeñito, cualquier cosa que pase por desapercibido, tiene algo hermosísimo, un secreto que talvez yo no le habría estado prestando atención en otro momento.”

Eduardo-serdeilos-dibujoNos cuenta que ahora cuando va caminando por las calles, cualquier cosa le llama la atención, algo que antes no le ocurría. El arte le ha cambiado la vida.

“Yo siempre ando con un cuadernito dibujando cualquier cosa que me gusta. [El arte] me ayuda a pensar también. Yo estoy pensando constantemente en qué me gustaría estar trabajando, una pieza que me gustaría expresar, y eso.

El arte es todo. Todo es arte, la naturaleza es arte, una mata es arte, un arte es arte, una rana es arte, un cuerpo es arte…”

Eduardo-serdeilos-dibujo

 

Facebook Comments

Leave a Reply