Arte que cura – Diana Carolina Diaz

 

Arte Que Cura

Diana Carolina Diaz Rufus es un ejemplo vivo de cómo el arte sana el alma. Luego de haber alcanzado el éxito profesional tras terminar la carrera de derecho en el 2015, ésta joven venezolana se sentía más perdida y vacía que nunca, hasta que se dejó llevar por el deseo que surgía en ella de crear y hacer algo totalmente distinto a su profesión.

Comenzó a pintar, y así como a los lienzos, fue llenando su vida nuevamente de color. Desde ese entonces, descubrió en el arte una herramienta poderosa para sanar, y decidió dedicarse a él de lleno.

Diana nos cuenta que el arte ha sido su refugio, un espacio donde ha podido conectar con Dios y con ella misma. Encontró este camino en un momento oscuro de su vida, donde espiritualmente estaba inquieta y triste. Llegó a seguir un proceso de psicoterapia en búsqueda de esa paz que tanto necesitaba, pero fue en el arte donde pudo liberarse de los sentimientos negativos que le consumían y se llevaban lo mejor de sí.

“[…] esa experiencia me abrió los ojos y el corazón para seguir este camino del arte a pesar del entorno y de una cultura un poco cerrada a esto, en definitiva hoy estoy plenamente segura de que algo más grande que yo me guió para encontrarme con el color y sanar.”

Diana es una artista de formación empírica e intuitiva, sin embargo no descarta adquirir más conocimientos y técnicas en La Escuela de Arte Puro de su ciudad. Nombra como su mayor influencia al maestro Carlos Cruz Diez, pues sus primeros ejercicios fueron sketchs en papel de sus obras emblemáticas. Así mismo, Jackson Pollock también es otra fuente de inspiración, ya que su expresionismo abstracto significó para ella un ejercicio de catarsis increíble como experiencia artística. Reconoce que los estilos de estos artistas son totalmente opuestos, pero de eso precisamente se trata su trabajo artístico: de unir los opuestos para crear armonía.

“[…]considero que en mi caso precisamente explorar todo ese mundo sin preparación previa ha sido una completa aventura, y el empuje a evolucionar en mis lienzos e ilustraciones, en resumen, es un reto que estoy feliz de haber asumido.”

Su propósito con el arte, a parte de la auto-sanación, es enviar precisamente un mensaje de libertad y pasión por la vida, con sus matices y altibajos. Busca transmitir a todo el receptor de sus creaciones esperanza y confianza en que los momentos negativos son necesarios para crecer y evolucionar como seres humanos.

“La idea es inspirar y contagiar esta pasión tan profunda por crear, que muchas personas encuentren sentido en sus vidas porque pueden vivir tranquilamente de esto y porque tienen que dar color a un lienzo que después iluminará el hogar o lugar de trabajo de otros.”

Ella quiere inspirar a los demás, mientras, a ella la inspiran las emociones, pues según nos cuenta, estas son las que guían cada una de sus piezas e ideas para crear. No suele diseñar previamente sus lienzos, así que, como pinta de forma intuitiva, deja fluir todo lo que lleva dentro. Por ejemplo, en momentos de tranquilidad pinta cinetismo o geométricos; en momentos de angustia Diana encuentra paz con el expresionismo abstracto.

“Actualmente me gustaría viajar por toda mi Venezuela con mi arte llevando mi mensaje de emprendimiento y libertad, de que sí es posible surgir haciendo lo que nos apasiona, porque de eso se trata esta vida, de hacer lo que te gusta.

Además me gustaría conocer cómo otras culturas conciben el arte y contar mi historia a través de mis lienzos y colores.”

Esta artista emergente define el arte para nosotros de esta forma:

“Libertad. Definitivamente eso es el arte, cero estructuras y paradigmas, un encuentro profundo con lo divino que te revitaliza y llena de fuerza.”

Puedes conocer más de Diana en su página y siguiendo sus redes: Instagram y Twitter

1 Comment

  1. Soy un creador visual y admiro el valor para emprender el camino de liberacion e independencia del arte.

Leave a Reply