David Izquierdo – Fotografía más allá de lo que se ve

David Izquierdo, un sevillano con mucho arte que ha dedicado gran parte de su vida a la fotografía, comparte con Arte Escondido cómo ha ido evolucionando su carrera y qué le motiva para seguir capturando con su cámara la realidad que nos rodea pero quizás no sabemos ver.

Desde muy joven se interesó por el dibujo. Lo hacía de forma autodidacta, aprendiendo el aspecto técnico con libros y con la ayuda de un vecino amigo de su familia, quien amenamente le daba consejos para que sus creaciones mejoraran.

No obstante, por cosas de la vida, dejó de dibujar; pero, el arte que lleva dentro desde pequeño necesitaba ser liberado. Comenzó a sentir interés por la fotografía, y a los 16 años compró sus primeras cámaras fotográficas en el mercadillo de la Alameda de Hércules, en Sevilla.

 “Recuerdo aquellas primeras cámaras – las que me pude permitir- eran armatostes que no superaban las 5000 pts. de la época. La mayoría no me duraban ni cuatro meses seguidos ja ja ja.”

A los 18 años comenzó sus estudios de Laboratorio de Imagen y Tratamiento de la Imagen Digital en el Néstor Almendros de Sevilla. Esta vez, con una cámara en mejores condiciones que le prestó su hermana.

Paralelo a sus estudios, David realizaba prácticas en una emisora de radio local. Allí se encargaba de la ambientación musical de un espacio radiofónico. Esto, sin darse cuenta, impactó grandemente su carrera, pues según nos cuenta, la música es una parte primordial de su proceso creativo.

“Durante todo este tiempo el estar en contacto con el mundo de la música, me ha servido para aplicar todo lo aprendido en diferentes proyectos profesionales que han ido surgiendo hasta hoy en día: Concepto visual, dirección de arte y diseño de discos para diferentes grupos musicales y solistas, carcelería, logotipos, sesiones de fotografías, etc…”

David, como quizás muchos fotógrafos y videografos, al finalizar sus estudios  lanzó su carrera trabajando esporádicamente en lo que él denomina BBC (Bodas, Bautizos y Comuniones). Se enfocó en trabajar también en eventos audiovisuales como montador y técnico, adquiriendo más experiencia en esta área.

Centró sus energías en otras labores profesionales, y desconectó por un tiempo de la fotografía. El motivo de esto, según nos explica, es que no estaba contento con los resultados que obtenía. Se sentía desmotivado, pero esto, en vez de detenerlo, le sirvió para seguir madurando y adquiriendo experiencias que más tarde iban a enriquecer su trabajo.

“La fotografía para mí en conclusión, es una ventana a la que me asomo cuando necesito decir algo, cuando no soy capaz de decirlo con palabras. Es un lenguaje universal que no tiene barreras y con la que tengo cierta complicidad.”

Para sus fotografías, David se alimenta de las personas, de las situaciones que surgen a su alrededor, y con ellas busca darle forma a una idea abstracta y mostrar lo que no se ve pero se intuye.

Nos cuenta que además sus obras se influencian del trabajo de autores como Chema Madoz, Édouard Boubat, Dorothea Lange, Josef Koudelka, pero sobre todo  del de Anton Corbijn, precisamente por su asociación de distintas disciplinas artísticas con la música, la cual es un elemento fundamental para David.

“Es algo fundamental y necesario en mi vida [la música], incluso a veces noto la influencia que tiene en mí a la hora de tomar fotos y editarlas en el ordenador. Es curioso como con frecuencia suelo recordar ciertas fotografías que tome en su tiempo no por el título que les puse; sino por la canción o disco que estaba escuchando en el momento que las hice.”

Sin dudas, su carrera fotográfica despegó cuando un día esperaba el transporte público para desplazarse a Sevilla capital. Allí se le prendió el bombillo y decidió aprovechar el tiempo que parece ser desperdiciado en esos trayectos para desarrollar una serie de fotos por el camino tomadas con su móvil y editadas con aplicaciones de Android. El resultado final dio vida a quince fotografías que fueron expuestas bajo el nombre: “La memoria de las formas”.

A partir de esa exposición, ha participado en muchas otras. Tales como en la “XX Exposición de Artes Plásticas y IV Exposición de Fotografía”, organizada en 2014 por REUNUART (Reunión Universitaria Artística de Valladolid), donde una de sus fotografías titulada “Mundo dentro de otros mundos” fue seleccionada para participar en una exposición colectiva en la MVa (Museo de la Universidad de Valladolid).

También su trabajo se ha expuesto en la 1º Bienal Internacional de fotografía del Sky Gallery Art (Barcelona), y en el “FOTOARTE” de Victoria-Gasteiz, con la captura que denominó “Aquello que no quisimos ver”, la cual forma parte de una exposición colectiva itinerante de 32 fotografías elegidas entre las 406 presentadas en dicho certamen organizado por el ayuntamiento.

“Al día de hoy sigo acumulado material nuevo para una futura exposición fotográfica, sin dejar nunca de aprender de los grandes, de lo que me rodea. Voy buscando un estilo más personal, poético e intimista y trabajando también en diferentes proyectos relacionados con el campo del diseño gráfico, la música y lo audiovisual”.

 David tiene como objetivo exponer sus fotografías en alguna galería y poder colaborar con una agencia, aportando sus ideas y creatividad. Pero sin dudas, su misión, más allá de las metas alcanzadas, es seguir siendo sincero con lo que hace y con lo que siente, sin perjuicios ni miedos. Que eso que expresa con sus fotos haga a quien las vea reflexionar y provoque un feedback entre él y quien observe.

Por último, nos define arte como:

“Es una necesidad para aquellas almas que buscan respuestas”.

Puedes conocer más sobre David y sus obras aquí: www.davidfotoart.weebly.com www.izkaris.com

También lo puedes seguir en sus redes:

Instagram: @izkaris

Twitter: @izkirispon

Facebook: David Izkierdo Arispón

 

Fotografía 1: “Omúnculo: Cuida tus ideas”

Fotografía 2: “La duda”

Fotografía 3: “Infancia Rescatada”

Fotografía 4: “Aquello que no quisimos ver”

Leave a Reply