“La música fue terapéutica en mí, saqué lo mejor de lo peor, convertí una derrota en una victoria…”

camilo-rijo-fulcar-asoartcaHay tantas frases que nos suenan tan cliché, como “no hay mal que por bien no venga”, por ejemplo. Pero por algo existen: dicen la verdad. Esto te lo puede confirmar Camilo Rijo Fulcar, un joven que ha sabido convertir experiencias negativas en dicha, no solo para él, sino para toda la sociedad.

El desamor, la admiración, la necesidad y la pasión provocaron en Camilo un cambio de 180 grados. Continúa siendo el mismo de siempre, con su esencia eléctrica, simpática, alegre y vivaz, pero las lecciones de la vida han moldeado las decisiones que ha tomado hasta el momento para mejorarse a si mismo como persona e inspirar a los demás, como una vez fue inspirado, a aprender más sobre la música y dejarse llevar por su magia.

Todo este cambio comenzó a producirse a partir de una relación que inició cuando tenía 17 años. En este periodo de su vida, Camilo descuidó su relación en el momento en que su banda de metal alcanzó gran popularidad en la sociedad metalera del país. Se dejó llevar por la atención que le daban las “grupies”. Prefería estar con los amigos, el “coro”, la “chercha” que con ella.

Intentó enmendar su noviazgo cuando se dio cuenta de que podía perderla, pero sus esfuerzos fueron en vano.

“Entre los cambios que hice fue darle a los hierros, estudiar guitarra clásica inspirado en ese hecho, ya que en ese tiempo yo había conocido a Geann Alberto, el cellista, que siempre ha sido un virtuoso. Yo quise tocar duro, y me aprendí par de piezas […] cuando yo estaba triste, en esa depresión, y en llanto, y sufriendo por la pérdida de esa dama, yo tocaba estas piezas y decía: “mierquina, pero esto es terapéutico para mi, esto se siente tan bien”, y decidí estudiar guitarra clásica.”

En ese entonces, cuando decidió estudiar Guitarra Clásica, ya estaba estudiando Guitarra Popular con el Maestro Javier Vargas del conservatorio, y como preparación para entrar al conservatorio, también había estudiado con el maestro Rubén González.

Sin embargo, la primera vez que tomó el examen de Solfeo lo reprobó, y al pasar el examen de admisión de Guitarra Popular con 85, se dio cuenta que la Guitarra Clásica era “lo suyo”, por lo que cambió su carrera a Guitarra Clásica. Luego de tomar los exámenes de admisión por segunda vez, obtuvo notas sobresalientes, tanto en el instrumento como en el de Solfeo.

“Me volví una esponja de conocimiento y fui aprendiendo poco a poco diferentes géneros y al ella dejarme quise sanar las heridas de mi corazón con mi guitarra… La música fue terapéutica en mí, saqué lo mejor de lo peor, convertí una derrota en una victoria…”

camilo-rijo-fulcar-asoartcaCon esto, ya había superado una etapa difícil en su vida, el desamor. Pero Camilo tuvo que pasar por más para llegar hasta donde hoy está: el divorcio de sus padres. Esta experiencia provocó que él parara sus clases de música en el Conservatorio para dedicar una mayor parte de su tiempo a trabajar en El Conde porque la condición económica en su casa así lo ameritaba.

“No voy a entrar en detalles porque son cosas muy personales en lo familiar pero tuve que agarrar y tirarme para El Conde para superarme. O sea, cada vez que yo tenía un problema yo agarré y lo que hice fue superarme, ser maduro, ¿tu ves?”

Luego de esto comenzaron a surgir nuevas ideas. Algunas de ellas podemos ver hoy en día concretizadas, como el dúo Menrij, la Escuelita de Músca del Conde, la Asociación de Músicos en la Calle (ASOARTCA), mientras las otras están aún en desarrollo. Con esto se destaca que Camilo no sólo tiene el talento, sino la visión para hacer que la música y el arte reciban el valor y la atención que realmente merecen por todo lo que aportan a la sociedad dominicana.

camilo-rijo-fulcar-asoarcaNo ha sido una tarea fácil, han habido muchos obstáculos en el camino, pero sí ha sido satisfactoria. A pesar de que a lo largo de su vida como músico le han dicho que deje este arte y que se busque un “trabajito”, Camilo decidió vivir de lo que le gusta.

“La gente cree que realmente edifica al hombre disque ta’ en una oficina cogiendo aire, cogiendo llamada por ocho horas. No yo decidí vivir de lo que a mí me gusta, de lo que a mí me apasiona…”

“El arte es la voz del alma del hombre. El vehículo más hermoso con el que el hombre puede expresar sus emociones, sus sentimientos, sus ideas, porque cada vez que el hombre se expresa, realmente lo hace con arte. Cuando tú escribes un pensamiento eso es arte, cuanto tú te quejas y te enojas y te “montas”, de alguna forma tú te vuelves un actor, cuando te posee la ira. El arte es el vehículo que tú usas para expresarte…”

 

One Reply to ““La música fue terapéutica en mí, saqué lo mejor de lo peor, convertí una derrota en una victoria…””

  1. […] en verano de 2015 cuando conocimos a Camilo Rijo Fulcar, un joven músico que ha llegado a influenciar a cientos de personas, no solo con su arte, sino con […]

Leave a Reply